-->
domingo, 11 de noviembre de 2007

A Lilí, en vez de una carta Vladimir V. Maikovski

(¡Lilichca! V meste pis'ma)



El humo del tabaco roe el aire,
La habitación
del infierno de Kruchónij.
¿Te acuerdas?
Junto a esta ventana,
por vez primera,
apasionado acaricié tus manos.
Aquí estás hoy, sentada,
el corazón blindado.
Pasará un día más
y me echarás,
acaso maldiciéndome.
En el fosco vestíbulo, mi mano, temblorosa,
tardará largo rato en encontrar la manga.
Luego echaré a correr
y lanzaré mi cuerpo por las calles.
Rechazado de todos,
enloquecido,
desesperado, roto.
No hace falta todo eso,
amada,
querida amiga.
Despidámonos hoy.
Mi amor,
tan oprimente aun,
te pesa encima
lo mismo,
doquiera que huyas.
Déjame liberar en un último grito
las amarguras del resentimiento.
Si lo desloman de trabajo, un buey
buscará
alivio retozando en agua fresca.
Pero, si no en tu amor,
para mí
no hay mar,
y a tu amor ni siquiera con llanto puedo pedirle tregua.
Si el elefante exhausto busca paz
se echa majestuoso sobre la ardiente arena.
Pero, si no en tu amor,
para mí
no hay sol,
y yo no sé siquiera con quién ni dónde estás.
Si tú hubieras tratado así a un poeta,
él
habría cambiado a su amada por dinero y por gloria,
mas para mí
tan sólo es
eco de fiesta
el que suena en tu nombre idolatrada.
Yo no me tiraré por la ventana,
no tomaré veneno,
y no sabré, apuntándome a la sien, oprimir un gatillo.
Sobre mí,
si no en tu mirada,
no tiene fuerza la hoja de un puñal.
Mañana olvidarás que yo te he coronado,
que las flores de mi alma se quemaron de amor
y que el carnaval loco de mis días inquietos
desordenará todas las hojas de mis libros.
¿Podrán las hojas secas de mis pobres palabras
detenerte un instante
respirando anhelosa?
Permite al menos
que mi ternura última amortigüe
tus pasos que se alejan.

(1916)

Vladimir V. Maiakovski (Rusia, 1893-1930)

Extraído de: Poemas (1912-1920) Ed. Laia S.A., Barcelona, 1984


Algunas cartografías sobre él en:
El poder de la palabra // La antorcha literaria

1 comentarios:

  1. Susana, me sucede algo particular cuando leo tus post y es lo siguiente, algo en mi vida he leído, pero me maravilla que existan tantos autores que desconocía, como Vladimir V. Maiakovski, te vuelvo a repetir mi agradecimiento por tanto conocimiento, que a la vez me nutre, a una cosa que me olvidaba mi bolsillo me encargo un poco mas de dinero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar