-->
lunes, 30 de octubre de 2006




Después de Auschwitz
Después de Auschwitz


para Wolkgang Weyrauchl



1

¿Ya no hay poemas?

¿Entonces el apologético
Informe de Gobierno
(el Libro Blanco – oh lenguaje,
¡Violada suavidad
de la nieve!),
la pesada novela
mentirosa o el
periódico tal vez?

Como una fosa común
el poema ahorra
espacio y tiempo.

Antes de Auschwitz,
después de Auschwitz
llovían dictaduras
y los ríos y
las ciudades
llevaban sangre.

Después Auschwitz
ya no se puede matar
a la historia.
El trabajo siempre
hará libre
y los que de día asesinan
escuchan en la noche
a Mozart y a Bach.
Desde Auschwitz
- ¡hay que quitarse el sombrero
ante este siglo!-
ya nada es
imposible.

Ni siquiera los poemas.


2

Animados
a dar rienda suelta
a su fantasía,
unos niños de Kampuchea
-cuyo asesino más reciente
decidió que allá sobraban
millones de
seres humanos-
dibujaron
cómo colgaban
disparaban y quemaban
a sus padres,
hermanos y extraños.
Y en ese momento
una niña preguntó
¿qué cosa es una muñeca?
Aun tiembla el aire
en las puertas azotadas
del jardín,
y la voz que ordenaba
el trabajo a Adán y a Eva
(fue una gracia, creedme,
rutina y
consuelo del agotamiento)
aun sigue vibrando.



3

Hoy,
a un respiro
del tercer milenio
de la cruz,
el primer mundo y el segundo
indiscriminadamente
devoran
al tercero.

Radiante
perecerá
lo que no esté muerto por hambre.
Antropófagos:
oh, cómo os protege
la palabra extranjera.

El apocalipsis
(Juan de Patmos,
El Bosco, los
pavorosos
fabulistas)
desde hace mucho
ya ha comenzado.

Vivimos,
antes de morirnos,
sus detalles.



4

Muy de madrugada
el sol,
las flores,
la tierra abierta.
Naturalmente
los mirlos cantan
también en el bosque
de Katyn.

Hay que quitarse el sombrero
ante nuestro siglo.

Su progreso
salta a la vista:
tiros en la nuca y
neurocirugía, todo
lo lleva a cabo
con exactitud.
Nos extermina
como nos salva
combatiendo el cáncer
que ha sembrado.
Hay que quitarse la cabeza
ante nuestro siglo.

Ven,
nuevo milenio post-Auschwitz
ven a Auschwitz

Si no, todo fue
en vano.



5

El que sigamos amándonos
es un milagro.

Desde Auschwitz,

desde Auschwitz
me avergüenzo cuando
estoy en el abrazo.

tu cuello pulsa
contra mis labios
como los pájaros grandes
abaten su presa.

Nuestros cuerpos
sin aliento se
unen bruscamente y
yacen desnudos
trenzados
como si alguien
les hubiera dado
una ducha mortal.

Mientras yo
sienta tu piel,
no te desollarán
para forrar una lámpara.

De golpe nos despertamos
agradecidos.



6

¡Despierta!
Matan a la gente mientras duermen
y al sur de nosotros
(los desaparecidos)
lo que uno ha besado
(los desaparecidos)
es torturado
instantes después.

Ven,
antes de que suene la hora
con cachiporras
antes de que
los que estamos desapareciendo
nos entreguemos.

A pesar de Auschwitz
no se puede matar a la historia.
Pero sí a nosotros,
a nosotros sí
y tan fácil.



7

¡Despierta!
tócame,
no esperes
a que los tiempos
cambien.
No cambian
jamás.

Hasta que Auschwitz
y todos los desaparecidos
hayan sido olvidados, recordados y
expiados
estaremos mudos.



8

Y sin embargo, hay poemas.

Con boca muerta hablamos,
concebidos por tortura.
Sólo los hombres
desaparecen
sin huella.
A los poetas se les puede
matar a golpes. Nombres
son extinguidos.

Alguien, tal vez
la esperanza, graba a fuego
las letras
en su cerebro.

Blancas,
sin imprimir,
desde los archipiélagos
por encima de las fronteras
¡Fuera con ellas!

Y ahora
gritar, con gran voz
y de memoria
gritarlas:

La escritura
como tempestad,
como el humo de hombres
quemados.




Richard Exner




Traducción de Elisabeth Siefer El sueño tiene su pared. Nueva lírica alemana, p. 27-39





Nació en Niedersachswerfen, Harz, Alemania, 1929. Poesía: Fast ein Gespräch (1980), Mit rauchloser Flamme (1982), Aus Lettern ein Floss (1985), Ein halber Himmel (1988).

2 comentarios:

  1. Moni Aguirre31/10/06 06:43

    ... y sin embargo hay poemas... .- Durìsimo...pero con un grito de esperanza !!!!.- Me puso la piel de gallina!

    ResponderEliminar